Sin Recargo: +1 800-933-1212

Tel.: +1 212-683-3800

Una Condición Arterial Mal Atendida Se Tornó Fatal

El 29 de junio de 2005, la mujer se presentó a Long Island College Hospital en Brooklyn. Informó de que sus dolores de cabeza no habían disminuido. Fue admitida en el hospital, y Chin supervisó su tratamiento. Un otorrinolaringólogo opinó que sus dolores de cabeza son el resultado de la artritis temporal: inflamación de las arterias que irrigan el nervio temporal. El médico lleva a cabo un cálculo de la velocidad de sedimentación de las células rojas de la sangre de la mujer. Dicha prueba muestra típicamente inflamación que puede sugerir una infección, y la prueba reveló un grado significativo de la inflamación. Otra otorrinolaringólogo le informa que la mujer tendría que ser evaluado por un reumatólogo, y él también se recomienda la administración de medicamentos esteroideos: prednisona.

Chin no consultó inmediatamente a un reumatólogo. El 2 de julio de 2005, la mujer recibió su primera dosis de prednisona. Una segunda se administró el 3 de julio de 2005, pero la droga no se administró en el día siguiente, 4 de julio durante ese día, Perumareddi asumió el control del tratamiento de la mujer.

El 5 de julio de 2005, la mujer fue evaluado por un reumatólogo. Durante la tarde del 05 de julio, los médicos determinaron que la mujer estaba sufriendo el síndrome de dificultad respiratoria del adulto. Ella recibió otra dosis de prednisona, pero su estado se deterioró. Murió el 8 de julio de 2005. El viudo de la mujer y el demandante en este caso afirmaron que la muerte de su esposa fue el resultado de un rápido agotamiento de la inmunidad de su cuerpo. Sostuvo que su inmunidad habría sido suficientemente impulsado por la administración consistente de prednisona.

El demandante, actuando individualmente y como el administrador de los bienes de su esposa, demandó a la barbilla, Perumareddi, Toyloy, su empleador – la Central Brooklyn Medical Group, PC; College Hospital de Long Island y varios de sus médicos: Olga Badern, Subasini Dash, Harishchandra Mahaseth, Douglas Sepkowitz, Michael Singer y Kala Sury. Los demandantes alegaron que los médicos no tratar adecuadamente la condición de la mujer; que los fracasos constituyen negligencia; que Central Brooklyn Medical Group fue responsable subsidiario de la acción de la barbilla, Perumareddi y Toyloy, y que Long Island College Hospital era indirectamente responsable por las acciones de los médicos restantes.

Abogados de los Demandantes en última instancia, suspendió las demandas contra los médicos que fueron empleados por el Hospital de la universidad de Long Island y los demandantes y el hospital posteriormente negoció un acuerdo antes del juicio, en el que la aseguradora del hospital acordó pagar US $ 500.000. El asunto procedió a un juicio en contra de Centroamérica Brooklyn Medical Group, la barbilla, y Perumareddi Toyloy, pero abogados de los demandantes interrumpirse rápidamente contra Toyloy.

Patólogo experto de los demandantes opinó que la mujer sufría artritis temporal. Reumatólogo experto de los demandantes opinó que la condición agota rápidamente la inmunidad de la mujer, y él afirmó que su muerte fue el resultado de su condición debilitada resultante.

 

LESIONES / DAÑOS

Abogados de los Demandantes afirmó que la mujer sufrió artritis temporal. Sostuvo que la condición agota rápidamente su inmunidad, que causó el síndrome de distrés respiratorio del adulto y que en última instancia condujo a la falla fatal de varios de sus órganos.

La mujer, de 35 años, murió el 8 de julio de 2005. Ella fue sobrevivido por su marido y 9 y las hijas de 6 años de edad. Su finca recuperación buscado de los daños por negligencia a la muerte que incluyó 12.000 dólares por el costo de su funeral, alrededor de $ 5 millones por su pasado y el futuro perdido las ganancias, y $ 5 millones para unos 10 días de dolor y sufrimiento consciente. Las partes estipularon que el costo del funeral sería un premio después de la sentencia.

El viudo presentó inicialmente una demanda derivada, pero su demanda fue desestimada en última instancia.

 

RESULTADO

El jurado determinó que los daños de la finca fuerón de 5.720.000 dólares, y el juez Lawrence Knipel añadió los daños previstos de 12.000 dólares. Después de la adición del dinero que se obtiene a través de la liquidación provisional, la recuperación de la finca asciende a 6,232 millones de dólares.